Concha
Menú
  • Síguenos en
×
Home Item Item Item Item
Publicidad Banner Banner

Running: las mejores etapas para hacerlas corriendo

El “corregrino”, el nuevo usuario de la ruta jacobea
Running: las mejores etapas para hacerlas corriendo

Un acontecimiento turístico, deportivo y popular en pleno esplendor y desarrollo como el Camino de Santiago, llama la atención de personas con diferentes maneras de disfrutar cada experiencia en su tiempo libre de ocio y entretenimiento. El cicloturismo es el segundo estilo de hacer la ruta jacobea, después del senderismo, y ahora llega el momento del corredor de montaña. El trail running está en auge y constantemente surgen personas apasionadas por vivir nuevos desafíos y experiencias a ocho o nueve kilómetros por hora en cualquier tipo de terreno y ambiente natural. Y el Camino Francés está centrando el interés de infinidad de runners por la calidad ambiental, la diversidad de territorios, los valores patrimoniales y las relaciones sociales en un recorrido que concentra las ilusiones, desafíos y sentimientos de cientos de viajeros, peregrinos y deportistas durante varias semanas.

Publicidad Banner

En agosto de 2018 el alicantino Miguel Mataix estableció el último record de velocidad corriendo en el Camino Francés, con un tiempo de 6 días 10 horas y 15 minutos, superando en 47 minutos la marca anterior fijada en octubre de 2017 por el ultrafondista brasileño Marcio Villar. El runner español corrió una media de 120 kilómetros diarios entre San Jean Pied de Port y la plaza del Obradoiro, acumulando 790 kilómetros totales y 12.000 metros positivos. En ambos casos los corredores estaban asistidos por vehículos de apoyo y personas de su equipo personal.

Running: las mejores etapas para hacerlas corriendo

Los runners “del montón” no suelen plantearse este tipo de desafíos deportivos que están al alcance de corredores profesionales o personas con una dedicación exclusiva y específica. El corredor aficionado de alto nivel suele plantearse una distribución de 15 jornadas y una media de 45/50 kilómetros diarios, adaptando la distancia de las etapas al tipo de terreno y desniveles. Un opción bastante habitual es combinar etapas senderistas con días de running, cambiando la dinámica y el ritmo de marcha completamente para que el cuerpo use diferentes grupos musculares y se libere de las tensiones en las articulaciones, rompiendo al mismo tiempo la rutina mental y la monotonía emocional.

Etapas destacadas de trail running

Las jornadas con pasos de montaña son las mejores para hacer corriendo. La etapa entre San Jean Pied de Port y Roncesvalles (28 km) es un extraordinario recorrido de trail running en un entorno magnífico y evocador. La siguiente jornada entre Roncesvalles y Zubiri (22 km) por los bosques de Erro también es fantástica corriendo. Los Montes de Oca, en Burgos, con el mítico santuario de San Juan de Ortega, es otro buen entorno de trail. En Rabanal del Camino, después de dejar Astorga, comienza la travesía de los Montes de León por los nuevos senderos abiertos en los últimos tiempos fuera del asfalto de la carretera, dejando una fantástica combinación de veredas con todo tipo de firmes que no se deben perder los corredores de montaña. La subida del O Cebreiro no da tregua a las piernas, pero es otra jornada ideal de trail. Y ningún “corregrino” puede dejar de correr por las típicas corredoiras del mundo rural gallego, especialmente las etapas en la provincia de Lugo, a partir de Triacastela, donde las flechas amarillas se meten en callejas emboscadas que parecen detenidas en el tiempo.

¿Te atreves con estas etapas?

Etapa 1. Saint Jean Pied de Port/Zubiri. 48 km. 1.280 m desnivel positivo.

Etapa 2. Villafranca Montes de Oca/Burgos. 48 km. 360 m desnivel positivo.

Etapa 3. Rabanal del Camino/Ponferrada. 36 km. 520 m desnivel positivo.

Etapa 4. Villafranca del Bierzo/O Cebreiro. 30 km. 800 m desnivel positivo.

Estas 4 etapas de referencia se pueden dividir y reducir, si no estás tan en forma o prefieres tomártelo con más calma, para hacer una parte corriendo y otra caminando.

Consejos para corredores

El plan más cómodo y sensato para hacer algunas etapas corriendo es llevar asistencia que se encargue del transportar el equipaje entre la salida y llegada de la jornada. Y el runner simplemente llevará la mochila de trail con agua y avituallamiento para ese día. En el Camino Francés existe la posibilidad de contratar los servicios de un taxi para llevar las mochilas al final de cada etapa, el mismo servicio que usan también muchos peregrinos senderistas que no están acostumbrados a cargar con el macuto tantos días seguidos. La única condición es que obliga a llegar hasta la población o albergue donde el taxista ha dejado las mochilas. Y se puede contratar para una etapa, varias o para toda la ruta jacobea.

Las zapatillas son la pieza esencial del equipo. Los runners con intención de hacer varias etapas corriendo deberían llevar dos pares. Un modelo para terrenos de montaña, técnicos y pedregosos, y un par ligero, de corte “pistero” y carrera rápida. Con asistencia particular es fácil llevar dos o tres pares de zapatillas de recambio.

Running: las mejores etapas para hacerlas corriendo

El servicio de paquetería funciona bien en el Camino Francés y es útil para los corredores que hagan el viaje en autonomía completa, enviando previamente paquetes con prendas de repuesto o accesorios a dos o tres puntos de paso estratégicos, por ejemplo en Burgos, León o Astorga. Y también para enviar a casa las cosas innecesarias.

La mochila debe ser un modelo diseñado para correr y adecuado al estilo del viaje. Y bien ajustado durante la carrera para que no provoque rozaduras o un desgaste acelerado de las prendas de vestir.

No es recomendable intentar el Camino de Santiago corriendo en autonomía completa, cagando en una gran mochila con todo el equipo, sin estar muy bien entrenado en largas travesías con un peso de seis o siete kilos como mínimo.

El uso de bastones es opcional, según el gusto y costumbre de cada uno. En etapas de montaña son muy recomendables.

Cuidar muy bien los pies, usar calcetines secos y limpios cada día y aplicar cada noche cremas hidratantes y antiinflamatorias.

En la elección de la vestimenta es importante tener en cuenta la estación del año y las temperaturas previstas, sobre todo los valores extremos.

En el Camino Francés y sus variantes hay actualmente unos 400 albergues de peregrinos, entre municipales, parroquiales y privados, con diferentes tipos de servicios, atención, asistencia, comodidades y requerimientos. En algunos es imprescindible presentar la credencial de peregrino, tienen orden de ocupación, mantienen los criterios tradicionales de hospitalidad, son pensiones sencillas de gestión privada o modernos alojamientos comunitarios adaptados al peregrino actual, existe una oferta muy variada. No hay prácticamente ninguna población sin algún tipo de albergue o instalación para refugio y asistencia de peregrinos.

Publicidad Banner

El Camino de Santiago no es una carrera ni una competición, es un lugar de encuentros, nadie tiene que demostrar que por tener diferente afición o actividad llegará antes hasta la catedral de Santiago, Muxía, Padrón o el cabo de Finisterre. La auténtica intención no es llegar antes o después, realmente ni siquiera es importante llegar, el verdadero motivo es vivir el Camino.

Editado por